10 de agosto de 2014

Capitulo 28

Capitulo 28
Hola chicos:) ¿Como están? Hay que aprovechar este mes al tope, es el ultimo de vacaciones :c Entonces, bueno, a comenzar con este capitulo, segundo del mes:* ^^ Besos:*
wayra♥
Domingo 6 de Junio. 70 Años Después de los Días Oscuros.
Me muevo incomoda, doy vueltas por la cama pero no puedo conciliar el sueño. Hoy es la Gran Cena Presidencial, no se porque estoy nerviosa, he hecho todo tal y como lo indica el protocolo, pero aun así estoy demasiado ansiosa, son las tres de la mañana, hace una hora me he despertado chillando de horror por una pesadilla, logre calmarme sin llamar la atención de nadie.

Los últimos días han sido todos iguales, he bajado, he mirado gente que me mira con rabia y furia, que esta escociendo por dentro, mientras todo lo que proclamo es Panem, mis pesadillas aun aumentado y mis crisis de igual manera. Me he visto sumergida en la presión. Y hoy Finnick no ha dormido en el expreso, se lo han llevado al Capitolio desde ayer. Eso me a puesto muy nerviosa, y el salir del distrito dos me ha dado pánico, y me tuvieron que cancelar la cena en el Distrito 1, y solo agradecí y salí de allí.

Me pongo en pie, y salgo de mi cuarto, solo me hecho una mullida bata de lana encima de la gélida pijama. Merodeo un poco por los pasillos, hasta escuchar voces, alerta avanzo hasta llegar a la habitación de Cornelius en el que se hallan también Gats y Natacie murmurando y cuchilleando.

-Pobrecilla, y ella es la única que no lo sabe.-se lamenta Cornelius, al parecer, tristemente, pero no me fió del tono de su voz.

-Lo se... es como la comidilla del Capitolio, obviamente el sabía que era casi la única nadadora, entonces le pidió a la Vigilante Jefe que soltare ese Tsunami, le ofreció todo por ello, pero ella solo deseaba acostarse con el. Así que lo hizo, la salvo.-solloza Natacie, limpiándose unas aparentes lagrimas. 

Me quedo helada, en ese momento comprendo como fue que gane esos juegos, no fue casualidad la gran ola, era exactamente para que tuviera mas oportunidad de sobrevivir, Finnick sabía que era de las pocas que sabía nadar. Y para que yo saliera viva de los malditos juegos el se acostó con la Vigilante Jefe. Siento como la culpa se extiende por todo mi cuerpo, ahogo lo que podría haber sido un lamento, y me alejo de las voces infernales de ese trió de hipócritas.

Me hundo bajo el edredón, y lloro en silencio, poco a poco caigo dormida.

-Despierta, mucho por hacer y poco tiempo cariño-chilla Tigris desde el otro lado de la puerta. Doy un gruñido, y ella suelta otro muy propio de ella, después de soltar varios bufidos, me pongo en pie, desactivo el seguro de la puerta y la hago pasar, casi cae de espaldas al ver el caos que reina en mi recamara.

Me arregla, con un maquillaje cargado, un efecto smooky eye, me pone un pesado vestido azul marino encima, pegado al cuerpo hasta arriba de las pantorrillas, me pone unos tacones que apenas me paro en ellos, siento que me voy de boca. Nos encaminamos al comedor, sigo a Tigris y la imito, dando saltitos, apenas puedo moverme con este vestido tan entallado.

Me apresuro a tragar lo que puedo, y me retiro a mi habitación, tomo un libro, y me dedico a leer. Es noche ya cuando el tren para, Tigris entra a todo correr a mi cuarto y me jala del cabello, me da tirones hasta que desisto y le permito peinarme, enfurruñada sigo leyendo. Y cuando me veo en el espejo, admito, a regañadientes, que me veo esplendida. Contengo al aire, nos encaminamos al comedor, me asomo por la ventana y mi preocupación se transforma en asombro.

La ciudad se halla inundada de luces, todas preparadas para darnos la bienvenida, observo a Cornelius, que se esta del otro lado de la sala, incrédula. Se abren las puertas deslizándose sin hacer ruido,  doy un paso fuera, piso la estación. Y todo el Capitolio brava emocionado. Me aclaman como una gladiadora. Como una diosa. Y es difícil resistirse a los encantos.

Camino de manera digna, y llego frente a las escaleras de la casa presidencial, las comienzo a subir las escaleras, al llegar arriba me encuentro rodeada de gente que me saluda, todos ansiosos por conocerme, les sonrió, y busco a Finnick entre la multitud. De pronto allí lo veo, rodeado de chicas, con su sonrisa que podría iluminar todo el salón, y tiene sus ojos fijos en mi, avanza hacia mi, me da un abrazo, y me da la mano.

Atravesamos todo el salón hasta salir a la terraza, mientras saludo y me presentan a cientos de gentes, de la que minutos después no recuerdo su nombre. Cuando nos encontramos en la terraza, el presidente sale desde su balcón, y nos saluda, da un pequeño discurso, y vuelve a lo suyo. Pronto volvemos a la fiesta.

Hay banquetes, de todos tamaños, formas y colores, no puedo evitar quedar llena después de probar dos mesas, al parecer aun nos restan cerca de 10 mesas y yo estoy por reventar. Natacie se me acerca, y me da una pequeña copa, me indica que valla al baño y la tome, que dejare de estar llena, le digo a Finnick que vuelvo en un momento, y me voy.

Me meto al baño cierro con llave, y me tomo la copa, de sabor curioso, no tengo idea de que sera ni como servirá, pero... De repente solo se que estoy vomitando, y sintiéndome terriblemente mal. Cuando paro, salgo del baño, y corro hacia Finnick, le cuento lo sucedido.

-Por Dios, Annie, debiste decirme a que ibas.-me reprocha el chico, lamentándose un poco, luego me ofrece probar mas comida y yo le digo que si, nos aproximamos y comemos de la mesa 3 y 4 pero al estar repleta ya no me vuelvo a tomar ninguna de esas sospechosas copas de liquido morado. 

De pronto, un chico se me acerca, me indica que el Presidente me busca, un escalofrío me recorre, Finnick, me aprieta la mano, y asiente, debo ir. Sigo al chico, lleva una playera de la bandera del Capitolio y apenas le han hecho alguna alteración. Es rubio, y de ojos cafés. Me guía hasta un recinto muy elegante, pero apenas tengo tiempo de observarlo, mi mirada se fija en Snow, frente a mi.

-Ahora sabrás que es respetar al Capitolio... Querida.-


7 comentarios:

  1. Pobrecita, bueno tarde o temprano tendría que enterarse, siempre amé el sacrificio de Finnick por ella, ¿ahora que le hará Snow? porque me temo que no está nada contento con la situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI:( Pues... Snow no esta nada contento... entonces... :P
      gracias por comentar:*
      wayra♥

      Eliminar
  2. Oh! Dios que le hara a Annie º-º no puedo siquiera iaginarlo. Porfa no tardes en subir, me has dejado pasmada, me matas con cada capi Wayra, ya espero el siguiente
    Besos *w*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCHAS GRACIAAAAS PATO ♥ :* Pronto publico, al menos se que lo hare este mes:)
      Besos:*
      wayra^^

      Eliminar
  3. Hola! Soy Alba Efferson, del blog Blue Eyes :) Estoy empezando a leer tu historia, me encantaría que te pasases por mi blog (aunque estoy reformandolo) para que me dieses tu opinión, y sí puedes afiliarme, yo ya lo he hecho!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. OMG! Se me olvido:
    http://historiasdepelicula.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  5. Claro! Pronto estoy por allí, muchas gracias:) besos:*
    Wayra

    ResponderEliminar

¡Hola!
Me encantaría que dejaras un comentario, me esfuerzo mucho para hacer estos artículos o escritos, y no me vendría mal que de vez en cuando dejaras tu opinión.
¡Anímate a comentar!
Gracias por leerme, besos^^
wayra♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...